La Salud Pública es una disciplina que se encarga de proteger la salud de la población a través de diferentes medidas, como pueden ser: 

 la educación, 

 la psicología, 

 la medicina, 

 medidas socioeconómicas, etc..

Los objetivos de la salud pública son PROMOVER ambientes, comportamientos y comunidades saludables. 

Factores influyentes en la SALUD PÚBLICA

La salud se ve MUY influenciada, por estos tres factores principalmente:

el ENTORNO,

el nivel socioeconómico y

el medio ambiente.

La medicina no es un factor determinante en la salud pública, de hecho, tan solo aporta entre un 10 y un 20% del aumento de la Esperanza de Vida, increíble ¿verdad?.

Estudios muy interesantes relacionados con la Salud Pública

Podemos pensar que en los sectores más acomodados de la sociedad existirá mejor salud pública dados sus múltiples recursos, pero nada más lejos de la realidad.

Existen estudios (Avendano, 2008) que indican que, sorprendentemente, las clases sociales altas, con alto poder socioeconómico y con un buen seguro tienen PEOR SALUD, así que no por tener mejores servicios médicos se tiene mejor salud, es más, según estos mismos estudios, hay mayor mortalidad en estos sectores.

Esto concluye que realmente nuestra salud dependerá de nuestros patrones de comportamiento y de nuestro estilo de vida.

Unos correctos patrones de vida, lograrían reducir el riesgo de enfermedades tales como la diabetes en un 91 % (Hu, Willet et al 2001), enfermedades cardiacas en un 82 % (Stampfer, Willet et al 2000) y cáncer de colon un 71 % (Platz 2000).

Mejorar la Salud Pública está en nuestras manos

Se salvarían muchísimas vidas simplemente modificando el estilo de vida a través de la actividad física, buenos hábitos alimenticios y estableciendo buenas relaciones relaciones sociales que nos ayuden a mantener unos hábitos saludables y, si es posible, procurando ponernos en manos de profesionales del ejercicio físico.

Cómo medir nuestra salud

Un indicador de Salud muy accesible y fácil de observar sería el porcentaje de grasa corporal, ya que, tan solo observando el peso podrías pensar que estás entre los parámetros saludables, sin embargo, aún así, puedes estar rebasando el índice de grasa corporal, de ahí la importancia de comprobar nuestra composición corporal.

Mantener bajo control nuestro índice de grasa corporal es fundamental, por supuesto también el resto de componentes y el peso en general.

Llevando un buen estilo de vida con unos hábitos saludables, mejorarás tu calidad de vida y aumentarás tus años de vida.

Si no sabes por dónde empezar, lo más adecuado es que te pongas en manos de profesionales: entrenadores personales, dietistas-nutricionistas, etc., te ayudarán a cambiar tu vida guiándote por el mejor camino.

Ruth Cohen.

Ruth Cohen © 2019. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad.

1
¡Hola!👋, ¿sobre qué servicios necesitas ampliar información?, así concretaremos cita o bien te responderé por aquí 🙂, ¡hasta pronto!
Powered by