slide_32Recientes estudios confirman que la actividad física, en este caso de carácter aeróbico, es un antidepresivo saludable. Los resultados muestran beneficios para los practicantes que sufren cualquier tipo de depresión debido a que ante la práctica de esta, se segrega un tipo de proteína que es beneficiosa para el cerebro, lo que conlleva a la reducción de los niveles de estrés.

Además, a ello le sumamos que el ejercicio físico conlleva la producción de las conocidas endorfinas, las encargadas de generar esa sensación de bienestar y por lo tanto, tienen un componente antidepresivo.

Debemos de hacer hincapié en que en este caso, nos referimos actividad del tipo aeróbico moderado o leve, donde no haya exigencias del tipo concentración, excesiva coordinación, demasiada intensidad, etc, para evitar que exista una situación de estrés debido a la complejidad de la actividad o no poder llegar a realizarla.

Generalmente, podemos añadir que el ejercicio físico nos evade de nuestros problemas, reduce o incluso elimina el estrés, entre otras muchos beneficios, ya que se pretende convertir esa actividad en algo divertido, agradable, alcanzable, que conlleve además una mejora de nuestro estado físico y mental y en definitiva, que esto genere una adherencia debido a la sensación que nos produce y cómo nos hacer sentir tanto durante la práctica y sobre todo post-entrenamiento, y, por supuesto, en días posteriores.

De hecho, podemos afirmar que la actividad física es un ‘fármaco’ con mucho éxito para este tipo de problemas, un antidepresivo natural sin efectos secundarios farmacológicos, ya que, como se menciona anteriormente, presentan beneficios psicológicos, emocionales, mejorando el autoconcepto y la autoconfianza, así como una mayor sensación de bienestar y actitud positiva.

Como conclusión, podemos confirmar que, ante la depresión, la actividad física controlada puede ser la mejor opción para reducir la depresión.

Consulta otro de los artículos de mi blog, «El Ejercicio Físico como medicamento», para conocer los grandes beneficios del ejercicio físico en las enfermedades coronarias que, en algunos casos, puede llegar a sustituir la ingesta de fármacos y en muchos la reducción de la cantidad.

Estudios:

“Aerobic exercise at a dose consistent with public health recommendations is an effective treatment for MDD of mild to moderate severity”. A lower dose is comparable to placebo effect. (Am J Prev Med 2005;28(1):1– 8) © 2005 American Journal of Preventive Medicine

Klein, Greist, Gurman, Neimeyer, Lesser, Bushnell y Smith (1985) A compatative outcome study of group psychotherapy vs exercise treatment for depression. International Journal of Mental Health, 13, 148-177.

Ruth Cohen © 2019. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad.

1
¡Hola!👋, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by