La recuperación muscular después de una alta exigencia en una sesión de ejercicio físico es clave para cualquier practicante.

Para que podamos hablar de recuperación muscular, debemos lograr que el cuerpo regrese al estado previo al ejercicio, y debería ser un componente obligado en cualquier programa de entrenamiento.

Para lograr esa recuperación muscular, existen distintos métodos, desde el punto de vista interno, una recarga controlada de carbohidratos, desde el punto de vista externo, estiramientos adecuados, masajes, etc., y ahí es donde podemos contemplar un baño de agua fría para favorecer esa recuperación.

Acelera tu recuperación muscular con un baño de agua fría

Existen estudios que demuestran los beneficios de la inmersión en agua fría para la recuperación muscular. En concreto, en el año 2009, un estudio del Journal of Science and Medicine in Sports, concluyó que la inmersión en agua fría en comparación con la inmersión contrastante  de agua fría y agua caliente, permitiría una mas rápida recuperación muscular.

Recientemente, el Journal Of Science and Medicine in Sports, efectuó un nuevo estudio para ver las diferencias entre la inmersión inmediatamente posterior al ejercicio con la inmersión 3 horas después del entrenamiento.

En este estudio participaron 8 atletas bien entrenados, que competían a nivel amateur en el más alto nivel de su deporte y que se encontraban a mitad de la temporada de competición y libres de lesiones al momento de los estudios.

Las pruebas se realizaron en 3 sesiones, que consistían en  sesiones de intervalos de alta intensidad, seguidos de una de las 3 condiciones de recuperación (sin inmersión, inmersión inmediata, inmersión luego de 3 horas).  Luego de cada prueba se les solicitó a los participantes que volvieran pasadas 24 hs para controles.

La inmersión fue realizada sumergiendo el cuerpo en agua a una temperatura de 15º C durante 15 minutos.

Todas las pruebas fueron realizadas a la misma hora del  día con una semana de diferencia, con la indicación de abstenerse de beber alcohol, cafeína y ejercicio intenso 24 horas antes  de los exámenes.

Los resultados demostraron que la inmersión inmediata en agua fría, aceleró exponencialmente la recuperación muscular,  comparado con la no inmersión o con la inmersión luego de 3 horas de ejercicio.

Así que, cuando sientas que tienes muy cargados los músculos tras varios días de entrenamiento o de una sesión intensa, incluye entre tus ejercicios de recuperación muscular un baño de agua fría, tus músculos te lo agradecerán.

Ruth Cohen © 2020. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad.

1
¡Hola!👋, ¿sobre qué servicios necesitas ampliar información?, así concretaremos cita o bien te responderé por aquí 🙂, ¡hasta pronto!
Powered by