4 consejos para llevar una vida sana.

Enumerándote solo 4 consejos para llevar una vida sana, te puedo dar ese pequeño empujón para que empieces una vida más saludable.

4 consejos para llevar una vida sana

Muchas personas tienes el pensamiento erróneo de que llevar una vida saludables es costoso, complicado y aburrido. En muchas ocasiones, la razón real es que no saben por dónde empezar y no tienen la voluntad para ello.

Es lógico que no sepan bien por dónde empezar, en los medios de comunicación se habla de prohibiciones, de alimentos malos y de hábitos peores, apoyando sin embargo otros alimentos que nos son para nada saludables, como fomentar la bollería industrial en los niños o la comida precocinada en los adultos.

Déjame decirte que no es tan difícil como parece, más bien es bastante sencillo cuidarse sin sufrir ni morir en el intento. Estos sencillos consejos para llevar una vida sana te cambiarán la forma de ver las cosas.

Despierta temprano

Una de las razones por las que debes despegarte las sábanas temprano es porque de esta manera tendrás tiempo para desayunar adecuadamente, a diferencia de cuando vas corriendo y tomas cualquier cosa para no llevar el estómago vacío.

Siéntate con calma y disfruta de un plato balanceado por proteínas, frutas y verduras frescas y una buena taza de café o té. Verás que así ya no te verás tentado/a a comer la primera basura que encuentres a tu paso.

Pide consejo a profesionales para llevar una vida sana

Si no tienes ni idea de cómo empezar a comer mejor ni mucho menos de cómo ejercitarte de la forma adecuada, pide ayuda a profesionales.

Puedes comenzar con un programa adecuado de ejercicio físico con la ayuda de un entrenador personal profesional, y a la vez, recurrir a expertos en nutrición que te guíen con el fin de cambiar tu vida y mantener esos hábitos.

Come saludable y disfruta haciéndolo

Al contrario que el pensamiento común, las comidas saludables no tiene por qué ser insípidas, aprende a cocinar de forma saludable, descubre alternativas en los restaurantes, hay mucho más de lo que puedas creer.

Utiliza hierbas aromáticas, grasas buenas (aceite de oliva, aguacate, salmón, etc.), las especias, etc. Descubre grandes platos que puedes cocinar al horno, en el microondas, a la plancha, y elimina los fritos y la comida precocinada de tu dieta.

Tu comida nunca será aburrida a pesar de ser baja en grasas y calorías.

Haz cambios inteligentes y saludables

Cambia tus refrescos azucarados por otros sin azúcar, o mejor aún si puedes sustituirlos por agua o infusiones frías,en ocasiones por una copa de vino. Cambia tu hamburguesa o pizza de triple queso por un pollo al horno con ensalada o un pescado fresco a la plancha con verduras frescas. Más sencillo imposible.

Ruth Cohen © 2019. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad.

1
¡Hola!👋, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by